¿Dominan realmente las tecnologías la generación tecnológica?

Mucho se ha hablado de los nacidos a partir de la década de los 90. Nacieron bajo la aparición de internet, el uso del teléfono móvil, y otras herramientas tecnológicas. Pero ahora, después de cerca de 30 años de andadura podemos empezar a ver resultados y comprobar con nuestros ojos si realmente es preferible nacer con una barra de pan bajo el brazo o si por el contrario nacer bajo tecnología garantiza el uso y dominio de la misma. 

Empecé la clase con un pequeño sondeo

Un día llegué a clase y le comenté a mis alumnos que trazasen con el bolígrafo dos columnas sobre un folio. Les proyecté una diapositiva donde iban saliendo palabras relacionadas con la tecnología a la izquierda y a la derecha de la pantalla.

 

Les dije que si conocían una palabra y sabían qué se escondía detrás de ella, pusiesen una X o 1 punto en la columna de la izquierda, si la palabra estaba a la izquierda de la pantalla, o en la columna de la derecha si aparecía a la derecha.

 

Al final de la diapositiva, tras aparecer 13 palabras de un lado y 13  en el otro lado, les pregunté cuál era el recuento y resultado del "partido". Los resultados fueron 13-0, 12-1, 11-0...la gran mayoría de los alumnos afirmaron tener muchos más puntos en la columna de la izquierda que en la derecha, lo que demuestra un conocimiento superior de las herramientas tecnológicas de la izquierda frente a la derecha. Resultó llamativo comprobar cómo de 60 alumnos solo 2 o 3 obtuvieron una puntuación máxima en la columna de la derecha de 3 puntos. 

 

Las palabras de la izquierda se vinculan todas al ocio, compras en internet, visualización de películas, videojuegos...Es decir, a la utilización de la tecnología para disfrutar de ella. El uso de estas herramientas consumen parte de nuestro tiempo diario. Sin embargo, las palabras de la derecha están relacionadas con formación y adquisición de conocimiento, difusión del conocimiento, aprendizaje, idiomas, etc. Son herramientas imprescindibles para quienes se vayan a dedicar al ámbito de la docencia. El uso de estas herramientas mejoran la competencia digital.

Haz el test viendo este video

Nacer bajo tecnología no significa dominarla

Las TIC (Tecnología de la Información y Comunicación) aparecieron en nuestras vidas para enriquecer nuestro conocimiento pero también para hacernos más fácil la vida y tareas vinculadas a nuestra profesión o también como opción para el disfrute de nuestro tiempo de ocio.

 

Y quizá sea este último punto, al que se aferren la mayoría de los jóvenes cuando afirman utilizar las TIC, pasando horas y horas de su vida jugando a videojuegos en la tablet, móvil, TV, ordenador o en sofisticadas videoconsolas. Dominar las TIC no significa saber encender y apagar un ordenador, ni tampoco pasar a la final del FIFA. Dominar las TIC es avanzar con ellas, es tener curiosidad por saber qué se esconde detrás de una aplicación que nace nueva, qué utilidad le puedo sacar yo a mi vida personal y laboral, es saber hacer un buen uso de ellas para facilitar la vida a los demás y a uno mismo, es utilizarlas para mejorar el aula o el aprendizaje del alumnado, es enseñarlas a mis alumnos para que ellos las utilicen...

 

Sin embargo, después de varias generaciones bajo las TIC el conocimiento sobre las nuevas y últimas aplicaciones útiles para la gestión docente no termina de aterrizar en el cerebro de muchos jóvenes universitarios que se preparan para ser maestros. 

La velocidad de las Apps y herramientas tecnológicas supera a la velocidad de aprendizaje del ser humano

Cada año nacen centenas de aplicaciones nuevas, dominarlas todas es una tarea casi imposible de alcanzar. Los teléfonos móviles tienen un límite de memoria que en muchos casos determinará la descarga o no de una aplicación. Solo en el año 2012 había en Play Store más de 400.000 aplicaciones.

 

El conocimiento tecnológico avanza más rápido que la propia disponibilidad de nuestro tiempo para poder entender y manejar todos los programas y Apps nuevas que van saliendo cada año . 

 

Pero existen unos mínimos conocimientos que si que se pueden generar y fomentar entre el alumnado de las diferentes etapas educativas (estableciendo lógicamente una jerarquización según edades), algunos son:

- Utilización de entornos de aprendizaje.

- Uso de las principales redes sociales.

- Uso de traductores para textos en otros idiomas.

-Uso de aplicaciones de interés general: Real Academia de la Lengua Española, WordReference, AlertsCop, etc.

- Uso de nubes, bancos de imágenes y banco de canciones libres de derechos, creación de webs y blogs, navegación segura, copias de seguridad, gestores de correo electrónico, certificados digitales, etc. 

- Uso de programas de edición de textos, cálculos, bases de datos, etc.

 

Quienes hemos nacido sin tecnología hicimos un esfuerzo enorme en tratar de entenderla y manejarla con cierta edad, pero quienes han nacido bajo sus pupilas con una pantalla de un móvil mostrándole a Pepa Pig y sus amigos, no deben bajar la guardia y dejarse llevar por un gran número de horas de ocio frente a las horas destinadas a ampliar el conocimiento.

 

Internet y todas sus ramificaciones exigen de un gran dominio por parte del usuario y una gran cantidad de información para poder ser críticos con todo el conocimiento generado en las múltiples webs, blogs, revistas, redes,  etc. Y es la información la que nos genera poder, el poder de saber si estamos en el buen camino o en el camino incorrecto, el poder de saber elegir la decisión más sabia, sin incertidumbre, timidez o falta de confianza. Por eso, debemos hacer un esfuerzo en impartir y generar conocimiento tecnológico desde las aulas y especialmente en el seno familiar.




Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Alfonso (miércoles, 25 octubre 2017 22:00)

    Cierto, a veces decimos que dominan y no dominan tanto como pensamos. Tenemos que en señarles el beun uso de la tecnología.

  • #2

    Juli (jueves, 02 noviembre 2017 23:23)

    Excelente!!!