· 

Ahora es el momento para que tus hijos se aburran

Nadie se imaginaba tener a los niños en casa todo el día durante varias semanas en periodo lectivo. Pero el maldito Coronavirus unió a la familia más que lo hace la Navidad o que cualquier otro acontecimiento vivido hasta la fecha. Ahora...deja que tus hijos se aburran y no caigas en estos 5 errores.


En más de un post he criticado el sistema educativo actual, un sistema que obliga a los docentes a impartir una enorme cantidad de contenidos en tiempo récord. Tanto es así, que muchos docentes tan pronto supieron la noticia de la cuarentena lo primero que les vino a la cabeza fue cómo podrían impartir los contenidos que estaban programados. 

1º Error. Llevar el cole a casa

La preocupación de los docentes fue tal que enseguida empezaron a sobrecargar a los alumnos, seguramente con muy buena intención, con tareas para hacer en casa durante estos días. Rápidamente circularon por los emails de los niños y grupos de whatsapp de familias cientos de webs de referencias para hacer ejercicios de matemáticas, lengua, idiomas...algunos profes confeccionaron sus propios deberes o tareas para realizar en el hogar, varias plataformas educativas ofrecieron planes gratuitos de sus servicios premium para que los niños pudiesen seguir trabajando en casa.

 

Lo cierto es que pocos repararon en reflexionar si realmente se paraba el mundo por no ir a la escuela 15 o 30 días. O si este parón supone una aminoración de las capacidades cognitivas del niño. Créeme, no sucede nada, incluso para muchos niños será la oportunidad de estar más tiempo con la familia. Ahora valora, si realmente prefieres encerrar a tu hijo en su escritorio para que haga todos los deberes. ¡Disfrútalo! Tendrás pocas oportunidades de estar tanto tiempo con ellos.


2º Error. No trabajar capacidades y contenidos que no suelen trabajarse en la escuela

Este error está asociado al primero. La escuela es elitista y selectiva, y da preferencia y prioridad a unos contenidos frente a otros.

 

Otorga más importancia a la lengua, a las matemáticas o a las Ciencias Sociales y Naturales en detrimento de la plástica, la música o la Educación Física.

 

Aprovecha estos días para que tu hijo se empape de estos bonitos contenidos, que dibuje, que manche folios, que pinte, que cree con sus manos múltiples manualidades, que recicle materiales de casa para darles otro uso, que coja algún instrumento y siga practicando, que haga pequeñas tablas de ejercicio físico por casa. 

 

Me ha encantado ver en internet muchos vídeos que suben padres y madres jugando con sus hijos, pasando ese tiempo que anhelaban desde hace muchos años. Estar encerrados en 60, 80 o 100 metros cuadrados une a la familia, te permite observar más a tus hijos, interactuar con ellos, pasar grandes ratos en época de crisis.


3º Error. Ausencia de rutinas

Es importante establecer rutinas durante cada día. Los niños necesitan orden y que en cierta manera se les ayude a establecer horarios para diferentes actividades. No permitas que duerma hasta las tantas ni que trasnoche. Establece un horario para ir a dormir después de realizar alguna actividad relajante (lectura de un libro, relajación, narración de una historia, etc.) y otro horario para levantarse respetando las horas de descanso de la Sociedad Española del Sueño situados en...

  • Niños de 1-2 años: 11-14 horas.
  • Niños de 3-5 años: 10-13 horas.
  • Niños de 6-13 años: 9-11 horas.

Establece también rutinas saludables de ejercicio físico y aseo constante (lavado de manos, ducha diaria, etc.).



4º Error. Las tareas domésticas las hacen los progenitores

Es un momento ideal para empezar a enseñarles diferentes tareas domésticas que son cosa de todos, no de mamá o papá. Niños de 3 años pueden echar su ropa a lavar, niños de 5 años pueden hacer su cama, la harán mal, pero lo importante es el proceso y darles un feedback positivo. Niños alrededor de 10 años pueden lavar  los platos, pasar la aspiradora, barrer, limpiar el polvo, etc. Aprovechemos estos días de encierro en el hogar para abordar la enseñanza de estas tareas tan necesarias para la vida. Algunas otras pueden ser; poner la lavadora, tender la ropa, planchar, cocinar, pequeño bricolaje, etc.  

Educar para las tareas domésticas es una de las mayores armas para combatir la desigualdad de género y no está en manos de los docentes, está en manos de las familias.


5º Error. No dejar que los niños se aburran

Lo he comentado en anteriores post, los niños deben aburrirse. Al principio les escucharemos decir "me aburro, me aburro, mamá me aburro...¿qué hago?". Es un periodo por el que tienen que pasar, los padres no somos estimuladores de nuestros hijos 24 horas al día. Tenemos que dejarles hasta que su cerebro empiece a cambiar su realidad, y entonces aparecerá una neurona que le invite a jugar con algo que no esperaba, a crear un juego a partir de variaciones de otros...en definitiva, habrá aparecido la creatividad. Pero si no permitimos que llegue ese momento, siempre estará respondiendo a moldes estereotipados y prefijados, sin posibilidad de dar rienda suelta a su imaginación. 


Ahora es tu turno

Estas son algunas de las propuestas que formulo. Muchos padres ya lo están haciendo, otros siguen obsesionados por el sistema educativo y preocupados por cómo pueden trabajar todos los contenidos del planning escolar.

 

Lo cierto es que incluso hay niños que tienen miedo a estar encerrados tantos días en casa por las posibles consecuencias que vengan después cuando vuelvan al cole. Ellos conocen mejor que nadie la apisonadora del sistema y saben que esto supondrá un peligro para su evaluación y calificación final. Triste pero real. 



¡No te pierdas mi último libro!




Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Mar (sábado, 21 marzo 2020 21:29)

    Me ha encantado Víctor, siempre tan acertado y luchando por la infancia �

  • #2

    Antonio Carvado (domingo, 22 marzo 2020 10:12)

    Gracias Víctor por compartir, en mi caso estamos aprovechando el tiempo con ellos, haciendo actividades en familia!

  • #3

    Laura (domingo, 22 marzo 2020 16:52)

    De acuerdo en casi todo. El punto uno no lo comparto. No se trata de que saquen la cátedra en 15 días. Se dice que deben seguir una rutina. Pues bien, ir al cole y estar en clase trabajando era parte de su rutina. No deben confundir esta etapa con unas vacaciones. Todo lo demás. De acuerdo, aún diría más. Que se controlen las consolas y los móviles, que la tele se vea en familia, que haya debate a la hora de comer, que se analice la situación sin mentirles y sin dejarlos a parte. En fin, que se haga familia. Algo bueno sacaremos de esto.

  • #4

    Guadalupe Rodríguez Monge (jueves, 26 marzo 2020 02:05)

    Hola!
    La primera vez que leí sus artículos realizaba mi tesis de Educación Física y encontré información muy valiosa y le agradezco mucho. Ahora disfruto leer todo lo que nos comparte.
    Saludos desde Costa Rica!!!