Cómo hablar con los profes de mis hijos -1ª parte-

La comunicación entre dos personas no siempre fluye adecuadamente, a veces diferentes formas de pensar, ideologías dispares… producen que nuestro carácter pueda chocar con el del profesor de nuestros hijos. Sin embargo, familias y docentes deben establecer un importante diálogo para mejorar el bienestar de los niños, entendiéndose, respetándose y estableciendo sinergias para actuar hacia un bien común. 

Conoce en dos post todo sobre cómo, cuándo, qué, por qué....hablar con los profes!


El binomio familia-escuela es fundamental

Son muchos los expertos en educación que apuestan por una mayor conexión entre familias y escuela. Estos dos agentes tan potentes en la educación de los niños deben establecer sinergias y tratar de solucionar los problemas conjuntamente, no generarlos ni competir entre ellos. Los centros educativos cada día se abren más a la sociedad y especialmente invitan a las familias a que conozcan cómo trabajan o que se involucren en actividades del centro. 

Camino Pereiro, profesora del CPI Plurilingüe Virxe da Cela de Monfero. A Coruña, lo tiene claro afirmando que "profesorado y familia deben compartir un mismo esfuerzo, la educación y bienestar del alumnado. Para ello es imprescindible que desde los centros educativos se propicie la participación de las familias en la vida de las escuelas, participando en la gestión de proyectos educativos tanto dentro del aula como en el centro, potenciando el papel de las ANPAS, involucrándose en el Consejo Escolar, etc."     

 

Pero esto no resulta tan fácil en la práctica, dificultades del horario laboral de las familias y escasez de horas de los docentes para las tutorías provocan que todo quede, a veces, en una declaración de intenciones.

 

En este primer post y en otro que publicaré en breve hablaremos sobre diferentes aspectos de las tutorías: cuándo solicitarlas, cómo solicitarlas, de qué hablar, cómo hablar con el docente...Y todo apoyado con relatos de profesores que han sido nominados a los Premios EDUCA ABANCA Mejor Docente de España, muchos de ellos finalistas, te sorprenderá su forma de pensar y ver las tutorías! 

El profesorado dispone de unas horas no lectivas para tutorías

Los docentes tienen por norma general reflejado en su contrato unas horas lectivas y otras horas no lectivas. En el caso de la Comunidad de Galicia de las 37.5 horas, 25 están destinadas a clases, guardias recreo, transporte, etc. y 12,5 horas no lectivas. Son estas últimas las que nos interesan y serán destinadas principalmente a actividades de reunión del equipo y claustro, tutorías con el alumnado, tutorías con las familias del alumnado, preparación materiales, sesiones de evaluación, etc.

 

Sin embargo, estas horas suelen ser escasas para poder atender de forma individual, y con cierta frecuencia, a todas las familias.

Por favor, mamá/papá de Antonio, venga usted a tutoría la próxima semana

Empiezo hablando de la gran connotación negativa que tienen las tutorías. Cuando un profesor convoca a unos padres para una reunión individual, a los padres les suele venir a la cabeza tres posibles hechos:

  1. Que su hijo tiene problemas de comportamiento en clase.
  2. Que su hijo estuvo involucrado en un incidente ocasional.
  3. Que su hijo tiene un mal rendimiento académico.

Sin embargo, las tutorías no se crearon para eso. Se han creado para hablar con las familias y poder trabajar juntos para mantener las fortalezas de los niños y mejorar sus debilidades. Para que los profes tengan información actual del entorno familiar del niño, de si hubo algún hecho especial que pueda mermar su capacidad cognitiva o cambiar su comportamiento, para destacar sus aspectos positivos, para realizar un plan de trabajo a fin de prevenir aspectos negativos... Y viceversa, son una oportunidad para los docentes de explicar a las familias cómo se comporta el niño en el aula, qué tal rendimiento tiene, etc.

 

Lo cierto es que muchos docentes, ante la escasez de horas que tienen para las tutorías, establecen un orden jerárquico en la asignación de las mismas y suelen ser siempre llamados primero los padres de los niños que quizá tengan más problemas en el aula. 


¿Cuándo hablar con el profesorado de nuestros hijos?

Yo particularmente soy de los que apuesta por una mayor comunicación entre estos dos grandes agentes del sistema educativo. Sin embargo, actualmente las tutorías tal como hemos visto antes se otorgan muy de vez en cuando y especialmente cuando hay algún problema con algún niño. En parte, esto se debe a la alta carga docente que tiene el profesorado y las escasas horas que se le concede a la individualización de la enseñanza y reunión con las familias. Bajo mi punto de vista, sería necesario que el sistema permitiese una reunión individual cada dos meses, esto permitiría conocer más a fondo el trabajo que desarrolla nuestro hijo en clase y poder actuar y respaldar a tiempo en el seno familiar.

 

Juan Torres, profesor del IES I´Estació de Ontinyent. Valencia insiste en “es muy importante hablar con las familias al inicio del curso para que vean que eres una persona próxima y fácilmente accesible y mantener un diálogo fluido durante todo el año”. Loida González del CEIP Lajares, Municipio de La Oliva en Fuerteventura considera que es importante tener una comunicación fluida con las familias en todo momento, sobre todo en lo que hace referencia al alumnado con más dificultades.

 

Eva Ciordia Fillat. del  Colegio Público Ermitagaña, en Pamplona indica que lo verdaderamente apropiado sería que hubiese un flujo de información bidireccional y constante, a lo largo de todo el curso, y esto es lo que procura realizar en sus tutorías

 

Ganarse la confianza de los padres es fundamental, cuanta más información tengan los docentes del niño y de su hogar, mejor podremos desempeñar el principio de individualización de la enseñanza, recordemos que no todos los niños tienen las mismas familias, mismo hogar y mismo entorno.

¿Cómo debemos tratar y dirigirnos al profesor?

Lo primero es el respeto y la buena educación. Somos conscientes que a veces acudimos en estado de ira o enfado a las tutorías tras ver algo que no nos gustó del docente. Pero no podemos nunca perder las formas, no ayudará para nada al diálogo.

 

Lo mejor es siempre ser respetuoso escuchar toda la versión del profesor en primer lugar y luego manifestarle nuestra opinión tras una breve reflexión de la suya. Pensemos también que a veces los niños exageran e incluso algunos llegan a mentir, por lo que tener paciencia antes de entrar en cólera es importantísimo, no vaya a ser que al final todo fuese un mal entendido.

 

La amabilidad debe ser el hilo conductor de ambos, profesor y familia y mucha predisposición por parte de los dos para colaborar. El profesor Roberto Busquiel  del Colegio Padre Dehon de Novelda afirma que en ocasiones ni el profesorado ni las familias saben gestionar el trato mutuo respetuoso pudiendo surgir malentendidos y se termina manipulando la información, estas situaciones crean un clima que termina repercutiendo negativamente en el alumnado.

Quiero lanzar una pequeña reivindicación desde estas líneas, y es que nunca entenderé por qué los edificios de las administraciones tienen siempre salas de reuniones y los centros educativos, edificios por los que pasa toda la sociedad, no tienen ni una pequeña sala para que los profes puedan atender adecuadamente a los padres. Seguimos infravalorando uno de los mayores tesoros que puede tener un país, la educación y las escuelas.

¿Cómo contactar con el docente? ¿De qué medios disponen las familias para ello?

En este ámbito se debe mejorar mucho el sistema de comunicación con las familias. Todavía perduran muchos centros educativos con webs poco interactivas, nada atractivas y estáticas. Actualmente hay muchas facilidades y soluciones en el mercado para tener una buena página web y poder solicitar tutorías cómodamente desde el hogar. Quizá la falta de personal específico para estas tareas sea el mayor obstáculo que tienen los centros, dado que al no ser tareas propiamente docentes deberían ser realizadas por personal vinculado a la secretaría o gestión de entidades.

 

        Es aquí donde debemos reclamar a las autoridades competentes personal específico para tratar todos estos temas, personal administrativo, sin tener que ser docente, personas que hagan todos los trámites burocráticos del centro y que se permita así al profesorado centrarse en la docencia, que es su principal cometido.

 

Existen también algunas aplicaciones como TockApp que une a las familias y a los centros a través de un servicio de mensajería instantánea muy eficiente. Manuel Andrades del CRA Cabanillas de la Sierra. Madrid, indica que actualmente el profesorado posee numerosas aplicaciones como Remind o Class Dojo que proporcionan información acerca de múltiples causas: retrasos, asistencias médico, solicitud de tutorías, etc. Él prefiere el uso de la agenda personal por su valor didáctico y el uso de aplicaciones para el envío de información diversa.

 

Métodos más rudimentarios son las famosas notas en la mochila de nuestros hijos, que cada vez que pones una en una de ellas enciendes un par de velas para que llegue a buen puerto. Y si funcionó, al día siguiente recibes otra nota como si llegase a ti mientras tomas un baño en la playa un pequeño mensaje dentro de una botella. 

 

Estas notas están dando paso a agendas personales del alumnado que son utilizadas bidireccionalmente, así afirma el profesor Luis Anes del CEIP Doce de Octubre de HUELVA, que creó también una página propia Maestro Luis Anes, donde aprovecha su sistema de mensajería para comunicarse con las familias confirmando que fue un éxito y agilizó las tutorías presenciales. Esta misma web sirvió para mostrar a la sociedad las actividades y proyectos del aula alcanzando un gran número de seguidores.

 

 

En centros más pequeños es quizá más fácil la comunicación con los profesores, a veces incluso ceden su número de teléfono móvil personal tal es el caso del maestro Felipe Barata del CPI Dr. López Suárez. Friol. Lugo. Si bien es cierto que aunque tengamos el teléfono del docente no debemos abusar de su uso. En mi caso, también se comunica mi alumnado universitario por redes sociales, en alguna ocasión he atendido a alumnos por el Messenger de Facebook o por whatsapp.


En la próxima entrada puedes ver la segunda parte de este post abordando: ¿Qué temas abordar en las tutorías? ¿En qué horario es mejor hablar con el docente? ¿Qué posibles mejoras se pueden hacer a las tutorías actuales?

¡No te pierdas mi último libro!




Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Jorge Alvarez (lunes, 01 octubre 2018 12:08)

    Yo las considero importantísimas, intento asistir siempre que el trabajo me lo permite, es una oportunidad para conocer cómo se comporta nuestro hijo en clase y qué aspectos puede mejorar, gracias por esta valiosa información para padres como yo que quieren sumar.