Absurda inmediatez

Estoy seguro que no tendrás 3 minutos para leer este artículo, y también tengo el presentimiento que si te ofreciese la oportunidad de reducir el tiempo de lectura del post a un solo minuto, harías click en ese botón de inmediatez. Tómate tu tiempo para leerlo y disfruta.

El tiempo no tiene el mismo valor para cada uno de nosotros

Escribo este artículo con cierta calma y sosiego, escuchando de fondo una lista de reproducción de las mejores canciones de los años 50, 60 y 70. Son quizá las más apropiadas para escribir detenidamente, con un tempo adecuado, que permiten que florezca el pensamiento entre pulsación y pulsación en el teclado. La verdad...es que no tengo prisa en acabar el texto.

 

Me viene a la cabeza la Olivetti Lettera 32, mi mejor compañera de trabajos para clase en la época de adolescente semirebelde, pues nunca llegué a ejercer mi rebeldía plenamente. Fue seguramente el tiempo de aquellos años quien me enseñó a tener paciencia, a respirar ante un problema o a disfrutar del proceso y no tanto del resultado. Cada equivocación sobre el folio, suponía volver a teclear todo el texto.

 

Lo cierto es que hoy en día, el tiempo no vale lo mismo para todos nosotros, hay personas que nunca tienen tiempo y hay a quienes le sobran horas del día. Otros lo malgastan y por el contrario me encuentro con algunos individuos que son verdaderos gestores del tiempo, saben sacar la máxima rentabilidad a cada minuto.   

 

Pero la balanza de la población nos indica que hay una gran cantidad de personas asfixiadas por el tiempo, a quienes las empresas, como si de buitres se tratase, acechan hasta conseguir aferrarse a ellas ofreciéndole productos y servicios poco útiles para su salud y bienestar.

De la enciclopedia Larousse a Mr. Google

Google te ofrece inmediatez, múltiples soluciones y cantidad, Larousse te ofrecía calidad, paciencia y opciones selectas. Soy consciente que no son comparables, ni tampoco criticables, pero quizá una pertenezca a una época donde el tiempo se percibía de otra forma, acceder a la información suponía en muchos casos viajar en autobús o caminar un largo trayecto hasta una biblioteca o entrar en el salón de tu casa con tus padres viendo la televisión para acceder al mueble caoba donde reposaba la enciclopedia, mientras aprovechabas para intercambiar unas palabras.

 

Cuando hacía los trabajos para clase de historia en el Instituto Xelmirez II en Santiago de Compostela, escribía mis anotaciones de los libros que había consultado, sus autores, etc. y la verdad que esa información permaneció en mi memoria durante una gran cantidad de tiempo, podría ser lo que ahora llaman el trabajo por proyectos. Hoy observo a algunos alumnos con copia y pega, los programas anti plagio están incrementado sus ventas entre instituciones educativas, los alumnos desconocen a muchos autores de referencia en cada materia, y a todo esto, y pese a tener una gran fuente de datos en internet, no entran a cotillear sobre lo aprendido en clase a través de google books, news o images.

 

Pero curiosamente pueden estar los centros educativos enturbiados también por la cultura de la inmediatez, buscando la memorización en las aulas para volcar los datos en días posteriores sobre un papel en espera de una calificación que determinará si un niño vale o no vale, y tras un reseteo nuevamente repetir el ciclo con otros datos.

Platos cocinados en 2 minutos nunca serán buenos platos

Me hizo gracia hace unos días un chico que estaba delante de mi en la cola de la caja de una famosa cadena de supermercados, llevaba 7 Yatekomo, siendo mal pensado, seguramente uno para cada día de la semana, me imagino que sería un hombre ocupado, lo que se denomina un businessman. Recuerdo con cierta nostalgia el tiempo que pasaba en la cocina junto a mi madre, mientras cocinaba platos de verdad, esos que desprenden poco a poco cierto aroma que se filtra por debajo de las puertas de casa llegando en ocasiones al portal del edificio, algunos días podías incluso saber que se comía en cada piso.

 

Las empresas han encontrado una importante debilidad del ser humano y todas buscan reducir tiempos de cocinado ¿llegará alguna a lanzar al mercado una paella precocinada de marisco que tarde 30 segundos?. 

Cuerpo 10 en 10 minutos

Para qué ir al gimnasio o salir a correr una hora si el Supertron Ultra Bio 350XS me permite ponerme en forma con solo 10 minutos al día, y si a esto le añado una fantástica dieta que me ofrece adelgazar 10 kilos al mes, en pocos meses estoy en números negativos. Al final, el maldito fruto de las ilusiones, víctimas de la impulsividad e inmediatez, permanece pudriéndose en los trasteros de las casas o en el mejor de los casos en milanuncios, vibbo o Wallapop, porque las ovejas siempre van por el mismo camino obcecadas, sin ver alternativas y obedeciendo al pastor, y por ese punto de la línea del tiempo pasará una, otra,...y así hasta el fin de la especie humana.

 

Lo que más me gustaba de ir a entrenar dos horas diarias al estadio de atletismo de la Universidad de Santiago era el disfrute del tiempo, compartir risas con mis compañeros, aprender de otros, y ver como mi cuerpo se ponía en forma poco a poco. Recuerdo con 14 años salir todos los días de casa caminando hasta el estadio, ubicado aproximadamente a dos kilómetros, durante el camino me entretenía observando, pensando, oliendo...realmente disfrutaba de ese tiempo. Ese primer contacto fue la solera del gran protagonismo que tiene el deporte para mi vida, su importancia en la calidad de vida y disfrute del tiempo, de ahí nació mi adherencia a la práctica deportiva y de un estilo de vida saludable. Todo lo bueno se cocina a fuego lento.

Conviértete en entrenador personal en solo 6 meses

Así como lo oyes, pero recuerda que también puedes ser Graduado en Ciencias del Deporte y Graduado en Fisioterapia en solo 5 años, pero... seguramente sean menos, porque te convalidarán materias si has hecho Formación Profesional.

 

Con cierta timidez de los 20, y sin atreverme a comentarlo con mis compañeros de carrera, pensaba para mi que las titulaciones universitarias debían ser todas de 5 o más años, cuando estudié en la universidad se me quedaron escasos los 4 años de carrera, sentí esa misma sensación de cuando tienes mucha sed, casi con la lengua agrietada y para hacerte la broma te sirven un culín de agua de apenas dos dedos de altura. A día de hoy, sigo sin ser un gran profesional, pero quizá las nuevas generaciones con dobles titulaciones sea la solución más rápida para una cultura de la inmediatez y que no se pierda el tiempo en las aulas.

Lo último...montar y plegar una tienda de campaña en 2 segundos!

Cuando dije lo último, quise decir lo penúltimo, dos segundos no es que den para muchas cosas, pero te pueden hacer más tonto, te quitan tiempo de hablar y dialogar con tus amigos mientras montas la tienda y te agobian si la tienda no se llega a montar de todo en esos dos segundos, cuando el manual de instrucciones pone que son solo 2 segundos. 


Al final han sido casi 3 horas el tiempo que me llevó redactar este post, para muchos una gran pérdida de tiempo, seguramente otros en mi lugar hubiesen cocinado 60 Yatekomos y 25 paellas de marisco y todo ello mientras montan 5400 tiendas de campaña, hacen ejercicio e intenta bajar 5 kilos y ponen en google el nombre de uno de los autores de la bibliografía recomendada por un profesor de universidad, resultando cerca de 5000 entradas, pero copiando y pegando la primera que sale en el top 20 de resultados, porque ya casi nadie llega hasta abajo de la pantalla ¡qué esfuerzo!.

 

Te invito a que busques pareja a decenas o cientos de kilómetros de tu residencia, a no utilizar el texto predictivo del móvil, a leer los artículos completos de los medios y no solo los titulares, a rechazar la superficialidad de las escaleras mecánicas y ascensores, a cocinar todos los días en casa, a caminar en vez de coger el coche, a compartir tu tiempo con otras personas y seres...Te invito a disfrutar de la vida, tu tiempo es oro para las empresas, pero para ti es salud, personalidad, aprendizaje y valores. 

 

Me cuesta decir esto, pero creo que Luis Fonsi y Daddi Yankee, saben la palabra secreta para el disfrute de una vida plena. 



Escribir comentario

Comentarios: 7
  • #1

    Jessi (viernes, 21 julio 2017 00:28)

    Me ha encantado Víctor, el tiempo nos mata, tenemos que disfrutar más de la vida,

  • #2

    Juan (viernes, 21 julio 2017 11:27)

    Estamos en un mundo lleno de cosas absurdas, con gente absurda y gestiones absurdas, lo que menos vale es el tiempo, cuando es lo mejor que tenemos y no lo disfrutamos.

  • #3

    m.Kdnas (viernes, 21 julio 2017 19:43)

    Debo ser , Despacito, ya que me llevó más de tres minutos.
    Buen fin de semana y saludos para tod@s.
    M.Kdnas

  • #4

    Ratin g (lunes, 24 julio 2017 23:10)

    Me ha flipado!

  • #5

    Betty (martes, 01 agosto 2017 04:35)

    Excelente artículo Víctor........ te confieso que solo los tuyos los leo completo.
    Me encanta como utilizas tu tiempo para que seamos mejores profesionales y mejores personas.
    Un abrazo cubano,.... lo compartiré con todos mis amigos.

  • #6

    carmen Sunyer (martes, 01 agosto 2017 12:29)

    Me ha gustado Victor
    Gracias

  • #7

    replica watches uk (viernes, 22 septiembre 2017 05:25)

    Me ha gustado Victor