Descubre la mejor forma de alcanzar el éxito

¡Cuántas veces hemos admirado a personas exitosas! E incluso, muchos de vosotros, habréis pensado cómo lo han conseguido. La respuesta es mucho más fácil de lo que pensáis, siempre y cuando no entendáis el éxito como sinónimo de ganar mucho dinero. Os presento este pequeño artículo que os ayudará a diferenciar tres tipos de personas exitosas.¿Eres una persona exitosa? ¿Quieres saber cómo alcanzar el éxito?. ¡No te pierdas esta entrada!

¿Qué es el éxito?

Muchas personas piensan que tener éxito es sinónimo de ganar mucho dinero o tener miles de seguidores en redes sociales. Sin embargo el éxito es más que dinero y mucho más que ser admirado por miles de personas que apenas te conocen. El éxito no es material, sino mas bien espiritual. 

 

Una persona exitosa es una persona que aporta a una comunidad, que ofrece, da, comparte, transmite, pero sobretodo intenta superarse día tras día, no se conforma con vivir en la zona de confort y se adentra en nuevas aventuras, nuevos proyectos.

 

Una persona exitosa es la que despierta aprecio y admiración. Quien mantiene su elegancia en las adversidades sociales, lucha con sus buenas palabras, sus textos y sus miradas.

 

Quien disfruta con los suyos sin miedo a que lo señalen, quien duerme plácidamente y se levanta con una sonrisa. La persona exitosa visualiza día tras día su disfrute de la vida y tiene pasión por lo que hace, sin agotarse nunca, porque disfruta de lunes a domingo cada minuto.

Hay tres formas de alcanzar el éxito, pero sólo una te hará sentir exitoso

Seguramente has conocido a personas exitosas, incluso soñaste ser como ellas. Pero, párate a reflexionar si todas poseen el mismo tipo de éxito. Te describiré a continuación los tres caminos para alcanzar el éxito.

 

 

El más puro, el éxito desde dentro de uno mismo

Es el éxito más puro y limpio, más humano y racional. Sólo dependerá de tu actitud diaria, de tus inquietudes y aspiraciones, tus metas y tu formación.

 

Necesitas previamente conocer a mucha gente, hacer muchos contactos, para ampliar las oportunidades y crear los momentos. Debes actuar y obrar siempre bien, con profesionalidad y con ética, dedicar tiempo, en muchas ocasiones, a los demás, saber escuchar, reflexionar y luego hablar. Ser perseverante, humilde, sencillo, constante y proactivo.

 

Con este éxito nunca existirá el fracaso, porque sólo conseguirás superarte día tras día, y construirás mucho o poco con el paso del tiempo, pero nunca retrocederás ni dañarás a nadie. 

 

 

Es un éxito que tarda en llegar y madurar, pero lentamente el tiempo irá poniendo todo en su lugar, y si te mantienes intacto y puro llegarás a lo más alto.

 

Este es el éxito de quienes nunca han tenido nada y todo lo han conseguido a base de esfuerzo diario.


El éxito sucio, el ganado a base de menospreciar a los demás

Esta es la segunda forma de alcanzar el éxito. Es muy común en algunos políticos, empleados de diversas empresas, ambiente estudiantil... Consiste en derrumbar el éxito de los demás, en criticarlo, castigarlo, difamarlo, calumniarlo, todo con el objetivo de que se fijen en ti, de obtener, al estilo de los vasos comunicantes, el éxito ajeno. La persona exitosa sucia pisa a cualquiera y no reflexiona en el daño que puede causar en el otro, ni posee empatía, sólo busca alcanzar su meta de la forma más rápida posible. No es capaz de superarse a sí mismo ni mostrar a los demás sus habilidades y aptitudes, todos sus esfuerzos se dirigen a ensuciar la imagen de los demás.


El pseudo-éxito, el regalado

Es junto al anterior un pseudoéxito, un éxito frágil e insulso, carente de valor alguno. Su ajuar se compone a menudo de dinero y bienes materiales, todo ello heredado o traspasado. La persona exitosa en este modelo corre el riesgo de fracasar, de no mantener su éxito y no ser capaz de gestionarlo. La caída exitosa es más impactante que en los anteriores modelos, pues apenas tuvo esfuerzo para conseguir lo que tiene y eso provoca que ante una adversidad se convierta en una persona muy débil, sin capacidad de adaptarse al medio.

 

Este éxito es el éxito de las personas que han recibido importantes herencias, de jóvenes cuyos padres le hacen todo, de quienes quieren todo por la vía del no esfuerzo.

 

Piensa qué éxito quieres para ti y los tuyos, contagia tu éxito y pronto veremos una sociedad exitosa.




Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Armando (sábado, 22 abril 2017 01:02)

    Muchas gracias por compartir. Me parece que el segundo y el tercero son parte del mismo modelo. Me surgió una duda? Cual es la diferencia con el mérito?

  • #2

    Víctor (sábado, 22 abril 2017 08:41)

    Gracias Armando por leerlo y comentarlo. Efectivamente el segundo y tercer tipo de éxito realmente no es un éxito como yo lo entiendo sino un pseudoéxito, en uno de los casos obtenido a base de tirar el trabajo de los demás y en el otro caso gracias al trabajo o éxito de otro que decidió compartirlo o regalarlo con algún familiar, etc.
    Respecto al mérito, diría que es un halago que se puede otorgar a alguien que ha hecho algo grande, algo digno de admirar, por eso, lo encajaría en el primer grupo, pues ese éxito y mérito nace del esfuerzo de uno mismo. No sé si me he explicado correctamente. Gracias nuevamente por tu intervención!