Los docentes de Educación Física deben ser comerciales del Ejercicio Físico

El artículo presenta una forma novedosa de abordar la enseñanza de la Educación Física. Se trata de simular los roles de un agente de ventas o comercial de una empresa e intentar ofrecer la práctica deportiva que mejor se adapte a cada alumno. Un cambio de visión en el docente!

Esta semana os quiero hablar sobre la importancia de vender y comercializar el ejercicio físico a través de la Educación Física. El docente de Educación Física debe tener una mente muy abierta y ofrecer a sus clientes una gran diversidad de productos. Atrás queda la enseñanza de únicamente impartir contenidos vinculados a los deportes de equipo, individuales o con/sin implementos. El docente llevará al aula un maletín de piel como si de un agente comercial se tratase y de este sacará tres catálogos de productos. Pensemos que muchas veces desconocemos el perfil de cliente que tenemos en el aula y por tanto será difícil conocer sus preferencias. Sabemos que son entre 25 y 30 potenciales consumidores de ejercicio físico, pero no sabemos qué tipo de ejercicio físico quiere cada uno y por tanto qué catálogo de productos le podremos enseñar. 

También desconocemos su entorno familiar, aspectos culturales, socioeconómicos, etc. que nos pueden dar una idea de la comercialización de un tipo de práctica deportiva concreta. Además, en las primeras sesiones de clase desconoceremos su potencial genético y sus habilidades y capacidades físicas, por lo que podemos sospechar que la nuestra planificación debe ser muy flexible y la metodología que utilizamos en el aula y en cada alumno también lo será.

Lo primero es conocer el objetivo que queremos alcanzar y posteriormente diseñar el plan de marketing de la Educación Física

Al igual que hace un comercial de ventas, la primera parte que debemos plantearnos es diseñar un plan de marketing, para ello empezaremos estableciendo objetivos. Nuestra principal meta será que todos los niños practiquen ejercicio físico más allá de las aulas, que lo integren en su día a día como una forma de vida y estilo de vida saludable. Nos dará igual la vertiente o enfoque de esta práctica, podrá ser competitiva realizada en el seno de un club, podrá ser recreativa disfrutada con familiares o amigos en la calle o podrá ser saludable realizada de forma periódica con fines de poder encontrarse mejor de salud y ver como ha mejorado su condición física.

Una vez que tengamos nuestro objetivo diseñaremos el plan para llegar a él, pero antes tendremos que conocer cómo piensa nuestro cliente, para poder incorporar elementos a este plan.

 

Es importante compartir momentos de diálogo con los alumnos, conocer sus intereses, sus preferencias deportivas, su historial deportivo pasado o actual, sus metas en el deporte y en la vida, etc. Una vez visto esto, comprobaremos que hay niños que no les gusta competir, que les genera mucho estrés la competición y que los padres han sido parte de culpa de ello, por tanto ya sabemos que a estos niños hay que venderle pastillas para hacer ejercicio físico saludable o de recreación, que disfrute con sus amigos haciendo parkour, slack line o breakdance en la calle. Comprobaremos también que hay niños que son muy competitivos y que incluso han traído a clase la medalla que ganaron la semana pasada, está claro entonces la pastilla que comercializaremos en este caso, un deporte que le permita sacar lo mejor de sí, destacar su potencial genético y su condición física y habilidades motrices, le invitaremos a practicar deporte en un club federado y le mostraremos imágenes de deportistas de élite, invitaremos a algún deportista de la zona para que les de una charla o traeremos a representantes de clubes cercanos para que muestren sus trofeos, medallas y nos hablen de su deporte. Pero nos queda un tercer tipo de cliente que ni le gusta competir ni quiere tampoco divertirse, y que presenta además unos hábitos de vida poco saludables, entonces tenemos el fármaco perfecto para ellos, una pastillita de ejercicio físico saludable, el proceso de venta será lento y tedioso en estos casos, son los clientes más tóxicos de la Educación Física, pero si establecemos las estrategias necesarias podremos conseguirlo, sólo es cuestión de poner empeño, constancia, esfuerzo diario y pronto veremos resultados. Algunas estrategias que podemos diseñar son reunirnos con los padres y madres de forma periódica haciéndole ver las posibles patologías que pueden acabar con la salud de una persona que no lleva una correcta nutrición, ausencia de práctica deportiva y malos hábitos.  Ofrecer información extra sobre pautas para una  buena nutrición, daño que puede ocasionar el consumo excesivo de fast food, azúcares, etc. Los padres deben ser nuestros principales aliados pues tienen un porcentaje alto de gobierno sobre el niño.

Cada cliente necesita un producto diferente, debemos ofrecer todos los productos de los tres catálogos

El docente que solamente se dedique a vender deporte institucionalizado y competitivo estará perdiendo muchas  ventas en el aula, pues no todos esos clientes consumen ese producto. Lo mismo sucede con el docente que nunca enseña deporte y solamente hace juegos no competitivos, puede que se esté dejando un sector del mercado sin tratar sus preferencias individuales y vean la Educación Física como unas clases para pasar un rato y echar una risas sin más. Pero sin ningún tipo de adherencia o motivación para que el alumno practique deporte más allá de las aulas. 

Llegados a este punto, debemos incorporar un gran número de productos en cada catálogo, a modo de ejemplo en el catálogo de rendimiento, podemos diseñar una Unidad Didáctica sobre Juegos Olímpicos, que traigan recortes de prensa, medallas que tengan en casa para enseñar a sus compañeros, haremos una exposición de trofeos y medallas de los alumnos que más disfrutaron con estos productos, enseñaremos numeroso deportes en clase, invitaremos a clubes deportivos a nuestras aulas... En el catálogo de ejercicio físico saludable, tendremos que diseñar productos que los niños los compren y que puedan hacer uso de ellos en su tiempo libre, productos como aprender a diseñar un ejercicio para mejorar la fuerza en brazos, en las piernas, aprender los beneficios de caminar mucho tiempo, o correr a 120 pulsaciones, conocer la importancia de la flexibilidad para la armonía del cuerpo, etc. Y por último en el catálogo de recreación y ocio, debemos mostrar a los niños deportes que pueda hacer uso en su tiempo libre y sin gastar mucho, por ejemplo diseñar una U.D. de deportes urbanos, puede ser una idea para que disfruten del ejercicio físico en su barrio, como forma de vida, quedar con los amigos y practicar y disfrutar del cuerpo en movimiento, actividades con paracaídas, zancos, son otros productos a comercializar aquí.

 

Pero si nos fijamos bien en los ingredientes de cada uno de estos productos observamos que todos llevan un porcentaje de otros productos, por mínimo que sea, por lo que podremos conseguir muchas ventas combinando bien todos los productos y sabiendo especialmente lo que le interesa a cada uno de nuestros clientes. Nuestro mayor objetivo es crear la necesidad de consumir los productos de estos tres catálogos, si lo consigues... serás un buen docente! 


¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?

 COMPARTE CON TUS AMIGOS Y CONTINUA LEYENDO MÁS EN MI BLOG. CLICK AQUÍ!


Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Roselys Iriarte (martes, 09 febrero 2016 22:34)

    Excelente información, te felicito por la manera que expones o haces similitud entre un vendedor y nuestra profesión, soy profesora de educación física, deportes y recreación de estudian tes con discapacidad motora y sordos. Me identifico con lo que dices ya que tuve que romper con muchos paradigmas para realizar mi trabajo, el cual amo. saludos desde Venezuela

  • #2

    Asier (miércoles, 10 febrero 2016 23:04)

    Muy buen post maestro!

  • #3

    Leonel Morales (sábado, 13 febrero 2016 23:06)

    Buena tarde, me parece muy interesante la temática propuesta, ya que nosotros como docentes de educación fisica nos limitamos en algunos casos a desarrollar las temáticas establecidas en la instituciones escolares y no visualizamos la posibilidad de generar la competencia de investigación en los estudiantes, de igual forma hay que generar estrategias pedagógicas y didácticas de tal forma que el estudiante le encuentre sentido y sabor a lo que hace y de esta forma alejarlo un poco del consumismo postmodernista que nos tiene fregados.
    Gracias

  • #4

    Pepe Palacios (miércoles, 21 diciembre 2016 18:40)

    Muy bien, Víctor.
    Muy acertado en tus planteamientos.
    Así debería ser.
    El problema es que en la mayoría de las ocasiones en lugar de lo que tú planteas, lo que se hace es repetir “recetas" para ahorrar el trabajo de tener que preparar las clases o sesiones

  • #5

    RodrigoVM (jueves, 06 abril 2017 13:52)

    Como profesor de EF que soy, darte la enhorabuena por este artículo. Me ha encantado y me siento identificado con el mismo. Muchas gracias